El Cáncer Ginecológico: Un riesgo que tiene toda mujer

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”4.5.7″ width=”107.1%” custom_margin=”0px|-130px||||” custom_padding=”4px|0px|0px|||”][et_pb_row _builder_version=”3.25″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat” width=”99.3%” min_height=”1425px” custom_margin=”-15px|132px|0px|-1px||” custom_padding=”0px|0px|2px|1px||”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.25″ custom_padding=”|||” custom_padding__hover=”|||”][et_pb_text admin_label=”Texto” _builder_version=”4.6.5″ text_line_height=”1.5″ width=”100%” custom_margin=”||1px|||” hover_enabled=”0″ text_line_height_phone=”1.7em” z_index_tablet=”500″ text_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” text_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” text_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” link_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” link_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” link_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” ul_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” ul_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” ul_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” ol_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” ol_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” ol_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” quote_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” quote_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” quote_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” header_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” header_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” header_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” header_2_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” header_2_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” header_2_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” header_3_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” header_3_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” header_3_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” header_4_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” header_4_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” header_4_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” header_5_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” header_5_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” header_5_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” header_6_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” header_6_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” header_6_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” box_shadow_horizontal_tablet=”0px” box_shadow_vertical_tablet=”0px” box_shadow_blur_tablet=”40px” box_shadow_spread_tablet=”0px” inline_fonts=”Arvo” sticky_enabled=”0″]

Según las estadísticas mundiales, en los próximos años 1 de cada 3 mujeres desarrollará cáncer a lo largo de su vida y 1 de cada 77 padecerá algún tipo de cáncer ginecológico, se conoce con este nombre a cualquier tipo de cáncer que comience en los órganos del aparato reproductor de la mujer. Similar a otros tipos de cáncer, el cáncer ginecológico no presenta síntomas hasta una etapa avanzada y aunque se hable de ellos como un grupo, cada uno presenta sus propios signos, síntomas y factores de riesgo.

Los principales tipos de cáncer ginecológico son:

Cáncer Cervical: es causado por el virus del papiloma humano (VPH) y se transmite por contacto sexual. La mayoría de los cuerpos de las mujeres son capaces de luchar contra esta infección. Pero a veces el virus conduce al cáncer, en el 2015 solo en Latinoamérica y el Caribe se registró una incidencia de 68.818 casos un 13.0 %. En República Dominicana es el segundo cáncer más frecuente. En ningún otro cáncer del ser humano se dan los factores para su prevención como en el cáncer de cérvix que cuenta con una vacuna, su etapa precancerosa es larga y permite su detección con citologías y la efectividad probada de los programas de prevención.

Cáncer de Ovario: Este tipo de cáncer se presenta en mujeres mayores de 50 años, puede también afectar a mujeres más jóvenes y es el que causa más muertes que cualquier otro cáncer del sistema reproductivo femenino y es la principal causa de muerte por cáncer ginecológico en el mundo desarrollado. La causa aún desconocida, posee factores de riesgo como infertilidad, tratamientos para esta, entre otros.

Cáncer de Útero: Este se diagnostica mayormente en mujeres durante o después de la menopausia, sus causas directas son desconocidas, el más común es el de cáncer endometrial y está muy relacionado con los niveles de estrógeno en la mujer, terapia de sustitución hormonal, la obesidad, entre otros factores, algunos casos suelen ser de carácter hereditario relacionado a cánceres de endometrio y colon en familias.

Cáncer de Vulva y Cáncer de Vagina: Son dos tipos de cáncer poco comunes donde 7 de cada 10 casos (un 70%) se producen en mujeres de más de 60 años. Es muy raro en mujeres menores de 40 años. El de vulva se sospecha en lesiones de tipo ulceras o llagas que no sanan, prurito vulvar crónico. Un 20% de mujeres con diagnóstico de cáncer de vagina no tienen síntomas en absoluto. Muchos de sus síntomas también pueden ser causados por afecciones no relacionadas con el cáncer, tales como infecciones. Podemos prevenirlo continuando los papanicolaus luego de una histerectomía si esta fue realizada por alteraciones pre-malignas del cérvix o en mujeres jóvenes.

Los síntomas más comunes del Cáncer Ginecológico son: Sangrado o secreción vaginal anormal, dolor o presión en la pelvis, la zona abdominal o de la espalda, hinchazón debajo del estómago, cambios en los hábitos urinarios, comezón o ardor en la vulva.

No se puede predecir quién van a desarrollar cáncer ginecológico. Cada tipo específico de cáncer tiene factores de riesgo particulares. Aunque no hay formas específicas de prevenir el cáncer ginecológico, toda mujer puede reducir el riesgo de padecerlo acudiendo regularmente al ginecólogo para individualización del riesgo de acuerdo a su historia personal y familiar, realizarse la prueba de Papanicolaou y examen pélvico y con el fin de detectar condiciones precancerosas que a menudo pueden ser tratadas antes de desarrollar cáncer.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=”AUTOR – Dr. Tamy Santana Monsanto” _builder_version=”4.6.5″ text_line_height=”1.5″ width=”100%” min_height=”140px” custom_margin=”0px|||||” custom_padding=”2px||60px|||” text_line_height_phone=”1.7em” z_index_tablet=”500″ text_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” text_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” text_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” link_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” link_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” link_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” ul_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” ul_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” ul_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” ol_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” ol_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” ol_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” quote_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” quote_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” quote_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” header_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” header_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” header_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” header_2_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” header_2_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” header_2_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” header_3_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” header_3_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” header_3_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” header_4_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” header_4_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” header_4_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” header_5_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” header_5_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” header_5_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” header_6_text_shadow_horizontal_length_tablet=”0px” header_6_text_shadow_vertical_length_tablet=”0px” header_6_text_shadow_blur_strength_tablet=”1px” box_shadow_horizontal_tablet=”0px” box_shadow_vertical_tablet=”0px” box_shadow_blur_tablet=”40px” box_shadow_spread_tablet=”0px” inline_fonts=”Arvo”]


Por:
Dr. Tamy Santana Monsanto
Ginecólogo Oncólogo
| Ginecología Oncológica, INCART

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja una respuesta