El linfedema es una inflamación por la  acumulación del líquido linfático, justo debajo de la piel, aumentando el volumen  del miembro afectado y generando malestar.

Esta condición  puede ser congénita o adquirida, y se produce por el mal funcionamiento de los vasos linfáticos, o por la extirpación de los ganglios, interrumpiendo el paso de la linfa.

La linfa es un líquido incoloro compuesto de glóbulos blancos, grasas proteínas y sales. Este líquido se transporta desde los tejidos hasta la sangre, a través de los vasos linfáticos que circulan por todo el cuerpo y nos ayuda a combatir las infecciones.

Un linfedema afecta generalmente en un miembro superior o inferior (un brazo o una pierna) generalmente en pacientes que han recibidos tratamiento para el cáncer, como lo es la radioterapia, ya sea cáncer de mama, testículos, próstata, etc.

 Es de mucha importancia que previo a la intervención quirúrgica el (hombre mastectomizado) o la paciente tenga previamente una cita en el departamento de rehabilitación, allí el fisioterapeuta le dará unas series de pautas a seguir y valiosas informaciones sobre los mitos y los miedos a los que se enfrentan estos pacientes.

Luego de una mastectomía (amputación del seno), el linfedema puede aparecer en cualquier momento de su vida,  aunque el tiempo de aparición es variable. Puede aparecer desde el momento de la cirugía, o puede ir desarrollándose de manera gradual y tomarse meses o años para la aparición.

Por eso es de vital importancia iniciar la prevención  del mismo, en la etapa aguda del pos quirúrgico. La primera medida es colocarle una manga de compresión y de tejido circular, luego iniciar con el programa de ejercicios: Ejercicios respiratorios, con respiración diafragmática lenta y profunda, tomando aire lentamente por la nariz durante 4 o 5 segundos, exhalando lentamente  por la boca lentamente, repetir de 5 a 7 veces. Luego con los ejercicios para la zona cervical, movilizando el cuello a cada lado y luego haciendo círculos hacia la derecha e izquierda.

Los ejercicios linfokineticos ayudan a una mejor circulación de la linfa, haciendo contracciones musculares, puede ser abriendo y cerrando el puno suavemente, realizas tres sesiones de 10 repeticiones. Movilizar las manos en la forma que se baila flamenco, por un tiempo de 5 a 7 minutos. Colocar los dedos en la pared y caminarlo hacia arriba en forma de araña. Por las noches debe colocar el brazo sobre una almohada no muy alta. Estos ejercicios lo realizara el paciente mientas este hospitalizado o en casa. Serán los primeros ejercicios que irán realizando, hasta que su médico la envíe a tomar la rehabilitación.

Debe tener en cuenta que en lo absoluto deben manejar objetos pesados mayor a 10 libras.       Evitar la exposición al calor y al sol, vestir ropas holgadas, no tomar muestra de sangre, inyectar o toma de presión en el lado afectado, tampoco utilizar reloj ni anillos.

Los signos y síntomas pueden ser: inflamación lenta y  algunas veces dolorosa, una sensación de pesadez en el brazo y sensación de tirantez en la piel. Además, pueden aparecer indicio de infección en el miembro como son: piel enrojecida, fiebre, mucho dolor, calor en el miembro y sensibilidad, entre otros.

El linfedema debe ser tratado por un fisioterapeuta u otro profesional de la salud que cuente con una formación especial en el mismo.

Se le recomienda a las/los pacientes que antes cualquier signo o síntomas de los mencionados, enseguida ponerse en contacto con su médico fisiatra o su fisioterapeuta.

 


Publicado en el:  Periódico El Nacional


Por:
Lic. Diosa María Hernandez Santana
Lic. en Rehabilitación, mención Terapia Física
| Centro de Rehabilitación Oncológica, CRO INCART