Por: Dra. Natalia Frías Guzman
Ginecóloga – Obstetra – Oncóloga
| Coordinadora Servicio Prevención, INCART


Cuando una persona es diagnosticada o está siendo tratada por cáncer ocurre un cambio radical en la cotidianidad de su vida, que de repente se centra en visitas al centro de salud para cumplir con una multiplicidad de evaluaciones clínicas y quedar a manos de todo un equipo de especialistas que le acompañarán a superar la enfermedad: Es mucho con demasiado… lo sabemos; sin embargo, es importante no olvidar algunos otros aspectos del cuidado general de nuestra salud, en favor: primero, de evitar retrasos o suspensión del tratamiento contra el cáncer; segundo, mantener el autocuidado de la salud y; tercero, mantener la calidad de vida.

A continuación te damos algunas pautas, que comúnmente suelen pasarse por alto:

    • Muchas de las personas afectadas con cáncer también pueden padecer otras enfermedades crónicas, tales como
      la hipertensión, diabetes, enfermedades pulmonares, entre otras. Deben mantenerse las evaluaciones regulares
      que apuestan que estas condiciones estén bajo control.
    • Estar recibiendo tratamiento oncológico no previene la ocurrencia de otros tipos de cáncer; por tanto, las
      evaluaciones preventivas siempre deben continuar, incluso con mucho más énfasis. En el caso de las mujeres, no
      debe olvidarse la mamografía (incluso para quienes han tenido cáncer de seno y mantienen por lo menos uno de
      ellos), el Papanicolaou.
    • La tercera parte de los/as pacientes con cáncer tiene afección de su salud bucal, que puede repercutir incluso en
      infecciones importantes. Cualquier tipo de infección es motivo de suspensión temporal del tratamiento
      oncológico. Es por esto que desde que se planifica el manejo del cáncer, se debe incluir a su Odontólogo/a de
      confianza al equipo de especialistas a cargo de su cuidado y realizarse las evaluaciones de lugar.
    • Salvo en algunos casos de cáncer genital, la mayoría de los/as pacientes oncológicos puede y debe tener relaciones
      sexuales. Enfatizamos en que no todos los tipos de cáncer y sus tratamientos afectan la capacidad fértil de la
      mujer, por tanto para aquellas que aún están en edad reproductiva, es importante no arriesgarse a la ocurrencia
      de un embarazo mientras se recibe tratamiento por cáncer. La mujer fértil bajo tratamiento oncológico,
      sexualmente activa, debe recordar solicitar consejería anticonceptiva: Hay muchas opciones posibles, que no
      están contraindicadas ni por la enfermedad ni por el manejo a recibir.
    • Estar luchando contra el cáncer debe hacer que la persona reflexione sobre su estilo de vida y los factores de
      riesgo a los que se expone. Ahora es el mejor momento para romper con hábitos perjudiciales para la salud (como
      fumar y el consumo de alcohol) e integrar un enfoque saludable a su vida, lo que incluye mejor alimentación,
      actividad física y autocuidado.
    • Por último y no por ello menos importante: Lidiar con el cáncer y sus tratamientos le puede “mover la zapata” a
      las personas afectadas y sus allegados/as. Nunca olvidemos el cuidado de la salud emocional: Habla sobre tus
      sentimientos, dudas, temores. Siempre hay alternativas para manejarlos y nunca olvides ESTAR BIEN!.

Luchar y superar el cáncer puede ofrecerle muchas nuevas oportunidades de vida:

                                                  Empodérate del cuidado integral de tu salud y APROVÉCHELAS!

Compartir esta información:
error