El cáncer que se origina en los testículos se denomina cáncer testicular. Para entender este cáncer, resulta útil conocer sobre la estructura normal y la función de los testículos. Los testículos son parte del sistema reproductor masculino. Estos dos órganos, que por lo general son un poco más pequeños que una pelota de golf en los varones adultos, se encuentran dentro de una bolsa de piel llamada escroto. El escroto cuelga debajo de la base del pene.

FUNCIONES DEL TESTICULO

Los testículos tienen dos funciones principales. Hacen que los espermatozoides, los gametos masculinos sean esenciales para la reproducción. También producen hormonas, sustancias liberadas en la sangre que actúan sobre diferentes órganos del cuerpo.

ESPERMATOZOIDES

Los testículos producen millones de espermatozoides todos los días.  Se encuentran en túbulos seminíferos o tubos, pequeños canales que recorren todo el testículo y recogen los espermatozoides producidos. Los espermatozoides salen del testículo por estos túbulos y luego se unen a un conducto más grande y se doblan como una bola, el epidídimo. Es en este órgano donde los espermatozoides aumentan su movilidad y adquieren la capacidad de fertilizar un óvulo. Durante la eyaculación, el epidídimo se contrae y los espermatozoides se expulsan a través del conducto deferente. Se mezclan a nivel del conducto prostático con los líquidos producidos por la próstata y las vesículas seminales para formar la esperma que luego es eyaculada por el pene.

LAS HORMONAS

Los testículos producen hormonas, incluida la testosterona, que se utiliza para el desarrollo de los músculos, el esqueleto y los personajes masculinos, como el cabello. Esta hormona también influye en la libido y la maduración de los espermatozoides. Es producido por células testiculares especializadas llamadas células de Leydig. La testosterona se libera en pequeños vasos sanguíneos cerca de estas células y luego circula por todo el cuerpo.

Los testículos están compuestos de varios tipos de células, en cada una de las cuales se puede originar uno o más tipos de cáncer. Es importante distinguir estos tipos de cáncer entre sí porque se tratan de maneras diferentes y tienen distintos pronósticos.

TIPOS DE CANCER TESTICULAR:

Tumores de las células germinales: Más del 90% de los tumores cancerosos de testículo se presentan en células especiales llamadas células germinales, las cuales producen los espermatozoides. Los dos tipos principales de tumores de las células germinales en los hombres son:

• Seminomas
• No seminomas, los cuales están compuestos por el carcinoma embrionario, el carcinoma del saco vitelino, el coriocarcinoma y/o el teratoma.

Carcinoma in situ del testículo: Resulta difícil encontrar el carcinoma in situ antes de que se haya convertido en cáncer invasivo debido a que generalmente no causa síntomas y a menudo no forma una protuberancia que usted o el médico pueda palpar. La única manera de diagnosticar un carcinoma testicular in situ es mediante una biopsia (un procedimiento que remueve una muestra de tejido para examinarla con un microscopio). Algunos de estos casos se han encontrado casualmente (por accidente) cuando se realiza una biopsia de testículo por algún otro motivo, como esterilidad.

Tumores estromales: Los tumores también se pueden originar de los tejidos de soporte y productores de hormonas de los testículos (estroma). Esos tumores se conocen como tumores estromales de las gónadas, y corresponden a menos del 5% de los tumores testiculares en los adultos y hasta un 20% de los tumores testiculares infantiles. Los dos tipos principales son los tumores de las células de Leydig y los tumores de las células de Sertoli.

Cánceres testiculares secundarios: son los los cánceres que comienzan en otro órgano y luego se propagan al testículo se les denomina cánceres testiculares secundarios. En realidad, estos no son cánceres de testículo (se les llama y se les trata según el lugar donde se originaron). El linfoma es el cáncer testicular secundario más común. En los hombres mayores de 50 años, el linfoma testicular ocurre con más frecuencia que los tumores testiculares primarios. El pronóstico depende del tipo y la etapa del linfoma. El tratamiento habitual es la extirpación quirúrgica, seguida de radiación, quimioterapia, o ambas.

Los cánceres de próstata, pulmón, piel (melanoma), riñón y otros órganos también se pueden propagar a los testículos. El pronóstico suele ser desfavorable porque estos cánceres usualmente también se han propagado ampliamente a otros órganos. El tratamiento depende del tipo específico de cáncer.

Capsula:

¿Se puede prevenir el cáncer de testículo?

Los científicos han descubierto pocos factores de riesgo que aumentan las probabilidades de que alguien padezca cáncer de testículo. Muchos hombres con cáncer testicular no presentan factores de riesgo conocidos. Además, algunos de los factores de riesgo conocidos, como un testículo que no descendió, el ser de raza blanca y tener antecedentes familiares de la enfermedad, no se pueden cambiar. Por estas razones, en la actualidad no es posible evitar la mayoría de los casos de esta enfermedad.

Los expertos recomiendan corregir la criptorquidia en los niños por varias razones (tal como para la preservación de la fertilidad y la imagen corporal), aunque no está claro cuánto esto cambia el riesgo del niño de padecer cáncer testicular.

Compartir esta información:

Te gustó nuestro blog? Por favor compartelo!! :)